El poder de la energía sexual

La energía sexual es sumamente poderosa. Por eso, en muchos caminos espirituales se han desarrollado técnicas para usarla con el fin de despertar la consciencia.

En algunas corrientes de yoga, a esta energía se la llama kundalini, y se establecen ejercicios para despertarla.

La energía kundalini está localizada inicialmente en la base de la columna vertebral, en el primer chakra, y se despierta a medida que asciente a tráves de los demás chakras hasta llegar al séptimo, que queda en la base de la coronilla, en el tope de la cabeza.

Esta energía, que es la misma energía que nos impulsa hacia la sexualidad, se transforma entonces en consciencia pura.

Hay técnicas para elevar esta energía a través del cuerpo y a través de la meditación y la visualización. Algunas de estas prácticas involucran a la sexualidad consciente en pareja con el fin de ascender la energía a través de los chakras. Es común que en estas prácticas se promueva el retener la energía sexual, lo que en el caso de los hombres implica no eyacular, lo cual requiere, a su vez, que se aprenda a disociar el orgasmo de la eyaculación.

En mi caso, me han servido mucho las enseñanzas del maestro taoísta Mantak Chia, de quien recomiendo un libro muy sencillo y práctico llamado El hombre multiorgásmico. Este libro está dirigido a los hombres, pero las mujeres también pueden beneficiarse mucho de él. O pueden leer La mujer multiorgásmica, el cual no he leído pero entiendo que cumple la misma función con énfasis en el camino de las mujeres.

Estas enseñanzas pueden usarse para tener una sexualidad más placentera y plena, o pueden llevarse más profundo y usarse para despertar nuestra consciencia.

Como es de esperarse, varias de las prácticas que se sugieren en estos libros son para hacer en pareja. Pero hay varios ejercicios que también pueden llevarse a cabo en soledad. Algunos de estos son ejercicios meditativos en los que llevamos nuestra atención a los chakras y vamos ascendiendo a través de ellos.

A continuación, comparto una meditación que está inspirada en los ejercicios propuestos por Mantak Chia y que puede servir como complemento si se sigue un camino espiritual como los que he mencionado. No obstante, esta meditación también puede servirle a cualquier persona, independientemente de si practica o no otras técnicas de este estilo.

Haz click aquí para oír la meditación en Spotify. También está disponible en iVoox.

Suscríbete a mi blog y recibe en tu correo cada una de mis reflexiones.

El magnífico poder de tu energía

Todos tenemos nuestra propia energía vital a disposición. Esa energía es poder bruto. Podemos canalizarla en las creaciones más sublimes o podemos destruir al mundo con ella. Podemos expresarla de forma inconsciente o podemos iluminarnos a nosotros y a nuestros hermanos con ella.

Cuando nuestra energía vital y nuestra energía sexual se mezclan con el amor y se transmutan, nos conectamos con la Fuente. La Fuente de lo que somos y también la fuente de todas las respuestas sabias.

Es esa energía la que se deborda cuando alguien despierta o se realiza y toma consciencia de su ser verdadero. Es esa energía la que corre ahora por todo tu cuerpo y te empuja a perseguir tus pasiones. Es esa energía la que crea nuevos seres humanos.

Comienza por sentirla en tu cuerpo. En el silencio. Elevándose desde la base de tu columna hasta el tope de tu cabeza. Luego puedes canalizarla en tus propósitos más elevados. Es el amor mismo transformándose en ti.

Esa energía se puede convertir en sexo, en edificios, en poemas, en las palabras de este blog, en compasión, y, si se eleva lo suficiente, en el silencio vibrante de la consciencia pura.

Cultívala. Cuídala. Siéntela. Transmútala. Elévala. Deja que tus deseos más elevados se impregnen de ella. Deja que tus creaciones vengan con el sello de la Fuente. Es esa la energía con la que vamos a despertarnos y a cambiar al mundo.

Imagen tomada de la cuenta de Instagram de Jonas Pointek.

Suscríbete a mi blog y recibe en tu correo una reflexión para cada día.