Los ojos del perdón

La belleza brotará para bendecir todo cuanto veas,
conforme contemples al mundo con los ojos del perdón.

Un Curso de Milagros

El perdón transforma la manera como percibimos la realidad.

Los juicios nos separan. Al juzgar, creemos que somos distintos de aquello que percibimos. Y, en medio de esa separación, el mundo se vuelve hostil. De repente nos vemos solos, lejos de casa, rodeados de enemigos.

Cuando perdonamos, los juicios se desvanecen y dejan abierta la puerta para que reconozcamos nuestra unidad de nuevo.

Entonces nos damos cuenta de que nunca nos fuimos de casa y de que es imposible tener enemigos. Y todo lo que vemos es alumbrado por una paz profunda y constante.

Así es la realidad cuando la percibimos desde los ojos del perdón.

Suscríbete a mi blog y recibe en tu correo cada una de mis reflexiones.