La importancia de decir que no

La vida está llena de posiiblidades maravillosas. Hay muchas personas hermosas con las que podríamos compartir y muchas fiestas divertidas a las que podríamos ir. Hay muchos lenguajes que podríamos aprender. Hay muchos problemas que podríamos tratar de solucionar. Hay muchos libros que podríamos leer. Hay muchos talleres de crecimiento personal a los que podríamos asistir. Hay mucha música nueva que podríamos escuchar.

Es obvio, sin embargo, que no podemos hacerlo todo. Le tenemos que decir que no a algunas cosas.

Para el ego decir que no es muy difícil a veces, pues por momentos quiere tenerlo todo. El ego tiene miedo de perderse de algo valioso. “Si digo que no, tal vez me pierda de algo bueno”.

La verdad es que al tratar de tenerlo todo nos quedamos sin nada. Si tratas de tener mil amigos del alma y le dedicas igual cantidad de tiempo a cada uno, terminarás sin ningún amigo. Si tratas de aprender diez idiomas al mismo tiempo, no aprenderás ninguno.

Si tratamos de hacerlo todo, terminaremos no haciendo nada y nos desgastaremos completamente. Por eso es tan importante saber decir que no. Y para poder decir que no debemos aprender a sentirnos cómodos con la posibilidad de perdernos de algo bueno.

Hay muchas cosas bellas y buenas a las que tendremos que decirles que no si queremos serles fieles a nuestras prioridades y que nuestros proyectos florezcan. Hay mucha gente hermosa con la que no compartiremos tiempo. Hay excelentes libros que no leeremos. Hay maestros iluminados cuyas enseñanzas no conoceremos. Hay proyectos beneficos y maravillosos en los que no trabajaremos. Y eso está bien.

Elijamos con el corazón y luego aceptemos plenamente que nuestras elecciones implican que hay una gran cantidad de cosas buenas a las que les diremos que no.

Esto es inevitable. Comenzar a caminar por una senda implica necesariamente que hay otros caminos que no vamos a tomar, así muchos de ellos sean muy bellos.

Suscríbete a mi blog y recibe en tu correo cada una de mis reflexiones.