Ley de la atracción y relaciones rotas

Alguien me preguntó hace poco si la Ley de la Atracción se puede usar para reparar relaciones rotas.

Para atraer algo, debemos vibrar en su frecuencia. En el caso de una relación rota, sin embargo, está involucrado el libre albedrío de la otra persona. Y eso no se puede influenciar. Si vibras en la misma frecuencia de esa persona y ella está dispuesta a tener una relación, es posible que la la atraigas. Pero estos son procesos internos y sagrados en los que no podemos intervenir. No podemos obligar a alguien a querer estar con nosotros.

Por otra parte, una relación es un espejo nuestro. Si la relación se rompió, eso nos muestra algo de nosotros. Tal vez es algo que debemos sanar, o simplemente se trata de que hemos evolucionado y ya no encajamos. Sea como sea, vale la pena mirar dentro nuestro para ver qué es lo que nos está reflejando la relación antes de tratar de arreglarla.

Tratar de arreglar la relación sin mirar adentro de nosotros es como tratar de arreglar un espejo porque no nos gusta la imagen que nos muestra. En vez de eso, podemos reconocer que lo que nos muestra es una imagen de nosotros mismos, y ese es el comienzo de la responsabilidad.

Al vernos reflejados en la relación, esta se convierte en una herramienta que nos indica cómo sanar.

Antes de preocuparnos por la Ley de la Atracción para sanar una relación rota, ocupémonos de sanar. Una vez sanemos, nuestra vibración se elevará. Entonces atraeremos aquello que corresponda a esa nueva vibración. Si atraemos una nueva relación, esta será más sana, ya que será un reflejo de nuestra salud interior.

Suscríbete a mi blog y recibe en tu correo cada una de mis reflexiones.