Si no controlas, todo sería amor

El ego cree que tu bienestar depende de que él trate de predecir el futuro al partir del pasado. Por eso rechaza la presencia. Pues, a su juicio, estar 100% en el momento presente es igual a estar ciego o, al menos, a caminar con los ojos cerrados.

Es ego cree que si no predice el futuro (o al menos plantea hipótesis plausibles) no podrá controlar, y que si no controla, el caos tendrá lugar.

Por eso estar presentes va ligado a nuestra confianza en la vida. Implica vivir sin tratar todo el tiempo de saber qué será lo que va a aparecer en la siguiente esquina.

El control es una ilusión, pero nos aferramos a él como si allí estuviera la clave de la paz. Creemos que si lo soltamos estaremos cerrando los ojos y nos estrellaremos.

La verdad es que cuando “cerremos los ojos” empezaremos a despertar. Y donde creíamos que encontraríamos caos a causa de no controlar, hallaremos sólo la belleza que resulta del amor, del amor que por fin puede fluir cuando dejamos de controlar.

Suscríbete a mi blog y recibe en tu correo una reflexión para cada día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s