La importancia de permitirnos estar aburridos

Muchas de las cosas que hacemos en nuestra vida cotidiana tienen como propósito ayudarnos a escapar del aburrimiento. Hay muchas industrias que se dedican precisamente a eso: ofrecernos maneras de distraer nuestra mente para que no tengamos que estar aburridos. Así, muchas veces nos vemos leyendo algo, jugando un videojuego, revisando redes sociales o hablando compulsivamente por chat para evitar estar aburridos.

Si miramos más a fondo, veremos que escapar del aburrimiento es una forma de escapar de nosotros mismos. ¿Qué significa estar aburrido? Significa que no te sientes a gusto simplemente con tu propia compañía y requieres un estímulo que entretenga tu mente para distraerte de ti.

Como tal, no hay nada malo con las actividades que mencioné al final del primer párrafo. El tema es que si las usamos para escapar de nosotros, tendremos una relación disfuncional con ellas. Las elegiremos, no porque en el fondo realmente las queramos, sino porque no soportamos estar con nosotros sin hacer nada. Y lo mismo puede suceder con nuestras relaciones personales. Es hermoso compartir con otras personas, pero si buscamos su compañía porque no soportamos estar solos, tarde o temprano nuestra insatisfacción, esa de la que tratamos de huir, se manifestará en aquellos con quienes nos relacionamos. Entonces creeremos que son las otras personas quienes nos hacen sufrir, pero simplemente habremos proyectado sobre ellas nuestro fastidio con nosotros mismos.

Aquellas actividades a las que acudimos para evadir nuestra presencia fácilmente se convierten en adicciones, y lo que caracteriza a las adicciones es que nos hacen sufrir. Procuran un escape momentáneo, pero ese escape no se puede mantener indefinidamente, así que en algún momento volverá a nuestra consciencia aquello de lo que queremos escapar en nuestro interior.

La invitación que te hago y que me hago es que la próxima vez que estemos aburridos, nos permitamos estar así. ¿Qué pasa cuando confrontamos la sensación de aburrimiento y nos quedamos sintiendo en vez de escapar? Puede que el cuerpo reaccione con ansiedad o incomodidad física o que afloren emociones desagradables. Pero vale la pena, pues es la puerta de entrada a la plenitud del momento presente, que es totalmente satisfactorio sin necesidad de ningún adorno ni distracción.

Nos invito a observar en qué momentos nos aburrimos y qué actividades, personas o sustancias usamos para evitar sentirnos aburridos. Y luego, nos invito a hundirnos en el aburrimiento con consciencia y curiosidad. Simplemente siente y observa qué ocurre.

Imagina disfrutar tanto de tu presencia que nunca quisieras escapar de ella. ¿No sería eso maravilloso? Entonces te relacionarías con las demás personas y con tus actividades desde un lugar de genuino interés y pasión, pero ya no habrá dependencia ni apego, pues no las usarías como formas de escape, sino que las buscarías porque así lo quiere tu corazón y tu pasión genuina.

Suscríbete a mi blog y recibe en tu correo cada una de mis reflexiones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s